1 de set. 2015

Article del cronista de la ciutat titulat: "El monumento al crucero Baleares".

Cuando en cierta ocasión le preguntaron a Loren-
zoVillalonga por qué había servido en el ban-
do nacional durante la Guerra Civil, contestó que
en aquellos difíciles momentos se tuvo que esco-
ger entre estar en un bando o en el otro. Como 
la inmensa mayoría de los mallorquines, optó por
el bando nacional. Recuerdo esta obviedad por-
que, con todo lo que se está publicando últimamen-
te sobre el tema de la ley de memoria histórica, 
uno tiene la sensación de que se esté hablando
de Menorca o Barcelona y no de Mallorca. Esta 
nueva ley aprobada por las Cortes ha suscitado que
se levante alguna voz pidiendo la destrucción
del monumento dedicado al crucero Balea-
res, ubicado en el parque de sa Feixina, por
haber servido al bando nacional durante la Gue-
rra Civil. Quien desconozca la historia del Balea-
res puede preguntarse algo así como ¿qué tuvo
de especial este barco para que le erigiesen
un monumento tan llamativo, no sólo en Palma,
sino también en Badajoz, Madrid, San Sebastián 
y Algeciras?.

En los astilleros del Ferrol, a las 15,15 horas del 
18 de diciembre de 1936, el Baleares se hizo a la mar.
Éste era un barco de guerra del tipo crucero Washington. Estas embarcaciones destacaban
tanto por la velocidad que eran capaces de conseguir, como por lo bien armados que se
presentaban. En el crucero, además de los marineros de reemplazo forzoso, se enrolaron
voluntarios requetés y falangistas (flechas navales), entre los cuales había veinte jóvenes de
Baleares (entre ellos doce flechas navales), que se embarcaron en las diversas escalas que hizo
el barco de guerra en el puerto de Palma. Sobre las 15,00 horas del 5 de marzo de 1938,
zarparon de Palma los cruceros Baleares -capitaneado por el Almirante Vierna-, Canarias y
Almirante Cervera para escoltar unos mercantes que venían de Italia y se dirigían hacia la
Península. En el Baleares embarcaron unas 1.200 personas. Esa misma noche, el convoy, ya
en alta mar, entró en combate con la flota republicana. Entre la flota roja se encontraba el
destructor Lepanto, que lanzó doce torpedos, de los cuales, algunos, impactaron en el
costado de babor del Baleares, a la altura del puente, matando en el acto al Almirante Vierna
y a todo su Estado Mayor. La explosión fue tan grande que se oyó desde el Cabo de Palos al
Cabo de La Nao, situados a 70 millas del lugar del hundimiento. Tres horas después, los
supervivientes del Baleares fueron rescatados por dos destructores ingleses, el Boreas y el
Kempenfelt. Horas más tarde serían transbordados en parte al crucero Canarias, bajo los
disparos de la aviación republicana. A las nueve de la mañana, el destructor Kempenfelt y el
crucero Canarias llegaron al puerto de Palma. Habían muerto unos 750 hombres, más de la
mitad de su tripulación. De los doce flechas navales que habían zarpado de Palma, sólo
regresaron tres.
Este episodio de la Guerra Civil produjo una gran consternación en toda Mallorca. Nueve
días después del hundimiento del crucero, apareció en el diario Última Hora un artículo
escrito por su director, José Tous Ferrer, titulado ´Gloria a la Armada Nacional. Nuestro
homenaje al Baleares´. En el mismo artículo se instaba a la ciudadanía a erigir un monumento
en memoria de las víctimas de la tragedia. El periódico propuso sufragar los gastos del
memorial a través de una suscripción popular, cuyos donativos serían recogidos en la
redacción del diario. La respuesta de los mallorquines fue inmediata, queriendo participar
también empresas como el Banco de Crédito Balear, la Caja de Ahorros, el Banco de
España, GESA, el Grand Hotel, el Hotel Victoria, el Hotel Alambra, el Bar Bosch, el Teatro
Lírico, El Círculo Mallorquín, CAMPSA, etc.
Para la realización del proyecto se convocó un concurso al que se presentaron unas veinte
propuestas. El 28 de julio de 1939, el jurado falló por unanimidad a favor del proyecto
titulado ´Inmortalidad´, de los arquitectos Francisco y Antonio Roca -padre e hijo- y del
escultor José Ortells. El elemento principal del monumento es un faro en forma de monolito
de veinte metros de altura. La cara sur del monumento aparece blasonada con el escudo de
España de la época, acompañado con una inscripción que dice: MALLORCA A LOS
HÉROES DEL CRUCERO BALEARES GLORIA A LA MARINA NACIONAL. VIVA
ESPAÑA. En su base, el faro es flanqueado por dos marineros de perfil. Hasta hace unos
años, delante del monumento había un marinero que aparecía abrazando un ancla. Su postura
en escorzo la debilitaba frente a las agresiones nocturnas de los gamberros. Después de
haber sido restaurada en varias ocasiones, y aprovechando la remodelación del parque, el
ayuntamiento de Palma decidió trasladar la escultura a sus instalaciones de Son Pax.
Para poder entender mejor el sentir de la gente en aquellos momentos, vale la pena
reproducir la justificación que hacen los autores del proyecto para la realización y ubicación
del monumento del Baleares: "A nuestro modo de ver, debe constituir el monumento la más
acertada expresión de este homenaje a los héroes del glorioso crucero Baleares y por lo tanto
debe ser a modo de túmulo y faro que con sus símbolos, inscripciones, estatuas y
altorrelieves, altra y sacrosanta cruz combinado armoniosa y acertadamente, expresen por sí
mismos la gran epopeya inmortal. Dado el sitio del emplazamiento debe dominar en este
monumento la dimensión vertical; pues no sólo obliga a ello las amplias vías que lo
circundan, sino aún más, la importante atención de que pueda ser descubierto desde el mar
por los navíos que lo crucen, y puedan tributar un emocionante grito de ´presentes´ y ´Viva
España´".
Hoy en día, pienso que el monumento del Baleares es un elemento más de Ciutat, como lo
son ses Lleones des Born, el Ramon Llull del paseo Sagrera, es Drac de na Coca en la
fachada de Can España o la estatua del rei en Jaume. Ejercitar la memoria histórica será
siempre necesario, pero mutilar la ciudad para esconder parte del pasado no me parece que
sea la mejor idea.


Bartomeu Bestard Cladera
Cronista oficial de la ciudad.

 11/11/2007

Cap comentari: