3 de des. 2013

Article sobre el Molinar de la nostra companya Àngels Fermoselle a Mallorca Confidencial



Al Molinar, port petit


Poco inteligente es quien aún utiliza el caramelito de los millones de inversión y de los puestos de trabajo que se crearían para justificar lo injustificable. En Baleares estamos con el agua al cuello, precisamente por esa sarta de mentiras que han destruido muestro paisaje y en parte nuestro futuro. Basta ya de sandeces y embustes.

Nuestro mayor patrimonio, del que vivimos porque atrae al turismo, es muestro paisaje. El concepto paisaje es amplio y en él se incluyen espacios naturales y urbanos; también los rastros de la historia desde la más cercana a la más lejana. Impregnando todo ello, están las dimensiones, las proporciones, la lógica y el sentido común.

El Molinar es un lugar querido en primer lugar por “moliners i molineres”, gente del barrio que han crecido con él; pero no hay duda de que el Molinar es de toda Palma. ¿Y por qué tenemos este amor por El Molinar? Pues porque sus dimensiones nos permiten disfrutar de calles pequeñas, ambiente marinero, casas bajas en primera línea y en el interior y especialmente, nos permite disfrutar del mar. El Paseo del Molinar es el paseo de Palma por excelencia. Y me atrevo a decir que mucho más que el Paseo Marítimo porque hace tiempo que desde el paseo marítimo no se ve el mar. Sólo ves barcos y palos y agua un tanto aceitosa.
El vulgar y enorme puerto (en proporción al actual) que propone ahora el Club Marítim El Molinar de Llevant, es un paso hacia el suicido.

A mí me parece mentira que una idea mala, muy mala, pueda siquiera tener un cierto recorrido a estas alturas. Porque hay que tener mala idea para querer destruir el actual puertecito del Molinar hormigonando y ocupando decenas de miles de metros cuadrados a partir de la costa (74.000 concretamente).

Una idea mala que, a mi juicio, ya se habría merecido una negativa categórica desde el Ajuntament de Palma. Pero ese golpe certero aún no se ha producido. Y digo aún porque lo espero.

Díganme inocente, pero sin inocencia no se ganan objetivos comunes difíciles. Sin ilusión y fe en que lo conseguiremos, tampoco.


Àngels Fermoselle Paterna


Veure article: Mallorca Confidencial

Cap comentari: